Los hospitales fueron en su día la base de nuestro sistema sanitario. Pero los cuidados han salido del ámbito de los cuidados intensivos y se han trasladado a otros entornos, como el hogar, la comunidad y los entornos alternativos de hospitalización.

Si sigue viendo la carrera de enfermería a través de la lente del antiguo modelo hospitalario, es posible que le entre el pánico. Pero si abre los ojos y la mente a un nuevo modelo de prestación de servicios con mayores oportunidades para las enfermeras y mejores resultados para los pacientes, tendrá motivos para celebrar.

¿Qué tienes que hacer para mejorar tu carrera de enfermería? Aquí tienes 10 consejos.

Amplía tus horizontes profesionales

Hace unos años, mantuve una conversación con una enfermera sobre el cierre de hospitales y el desplazamiento de la asistencia. Incrédula, me preguntó adónde se trasladaría la asistencia. Le dije que la mayor parte se trasladaría al ámbito ambulatorio. Me miró como si tuviera dos cabezas y me dijo: “¿Asistencia ambulatoria?”, como si le estuviera sugiriendo que se mudara a otro país y se dedicara a la cestería. La idea de trabajar en otro lugar que no fuera un hospital le resultaba extraña.

Cambia tu enfoque

Uno de los mayores cambios del nuevo paradigma sanitario es el paso de un modelo de enfermedad a un modelo de bienestar. Esto da a las enfermeras innumerables oportunidades para tener un impacto positivo, como por ejemplo a través de la educación y el entrenamiento para el bienestar, la terapia para el manejo del estrés, la gestión de los cuidados y la defensa de los pacientes, los consumidores y los proveedores de atención médica.

Sintonizar

Si entiende las causas subyacentes del movimiento actual de la atención sanitaria, incluidas las investigaciones y la ciencia que lo sustentan, podrá hacer una transición más suave al nuevo modelo y planificar mejor su futuro. Para ayudarte a entender lo que puede venir, sigue a los investigadores, futuristas y líderes de opinión de la enfermería y la sanidad. No puedes integrar plenamente tu práctica enfermera en un sistema sanitario más amplio si no tienes todos los datos.

Adoptar una mentalidad de principiante avanzado

Es posible que las enfermeras con experiencia quieran o necesiten cambiar de entorno de trabajo o de función en algún momento del futuro. Por ejemplo, una enfermera de plantilla puede cambiar a la gestión de casos o a la coordinación de cuidados, ya sea en su lugar de trabajo actual o en otro tipo de empresa. Si ese cambio está en tu futuro, ten en cuenta que no estarás empezando de nuevo; estarás construyendo sobre la base que ya has establecido en la enfermería y simplemente ampliando tu práctica.

Puede que tengas mucho que aprender en esa nueva función, pero las enfermeras son adaptables, flexibles y versátiles. Se tarda entre 3 y 6 meses en dominar una nueva función. Así que ponte objetivos realistas y sé paciente contigo mismo y con el proceso.

Potencia tu inteligencia emocional

Estas características incluyen un buen conocimiento de uno mismo (conocer sus puntos fuertes y débiles), estar en sintonía con los sentimientos de los demás (no sólo de los pacientes en nuestro caso, sino también de los compañeros de trabajo), estar en contacto con las propias emociones y sentirse confiado y optimista.